Museo Dimitrius Demu

El Museo Dimitrios Demu se encuentra en Lechería, (Estado Anzoátegui) y exhibe permanentemente la obra del fallecido escultor rumano radicado en Venezuela. En su mayoría, las piezas expuestas fueron ejecutadas con acero inoxidable, material que permite su perdurabilidad en el tiempo ya que se encuentra en una zona cercana al mar. El museo cuenta con varias salas que muestran las diversas facetas del artista y las maquetas para varias esculturas que embellecen el Estado Anzoátegui. Es un lugar para disfrutar el arte y la particular visión de este artista que acogió el oriente venezolano como su segundo hogar.

Fotografías de Gabriel Perez.

Se busca cuadro de Camacho

Paleta de oro - Gregorio Camacho

Gregorio Camacho realizó varias exposiciones colectivas entre los años 1961 y 1978 entre las que destacaron el IV Salón de Arte de Alumnos de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad Central de Venezuela (Caracas) en 1961, el III Salón de Pintura de la Fuerza Aérea Venezolana (Caracas) en 1971, el Primer Salón de Arte Centro Plaza (Caracas) en 1973 y en 1974 el X Salón Anual Nacional de la Sala Armando Reverón (Caracas) donde participaron los jóvenes talentos de las artes plásticas de la época y en donde Gregorio Camacho obtuvo el Primer Premio – Paleta de oro – por su obra “El servilletero amarillo”.

Como principal promotora de la obra pictórica de Camacho me he dado a la tarea de tratar de hacer un archivo fotográfico de las obras de Camacho, proyecto que comenzó el mismo artista y que me ha permitido tener material suficiente para publicar en este blog, pero revisando el archivo fotográfico del pintor sólo encontré la foto que aparece ilustrando este artículo y no poseo ninguna foto a color de la obra ganadora. Es por eso que recurro a los lectores de este blog solicitando amablemente, si alguno posee la obra, se contacte conmigo a través de Contacto. Agradezco de antemano su valiosa colaboración.

Gregorio Camacho, el pintor de Caracas

El Impresionismo es una corriente artística que surgió en Francia alrededor de 1860 de la mano de un grupo de jóvenes artistas. Los pintores impresionistas se sentían inconformes con la pintura académica de su época que confinaba a los artistas al taller y les obligaba a representar, mayormente, temas bíblicos, mitológicos o de la historia antigua. Cada obra tomaba meses e incluso años para culminarse, cuidando que no se notara ninguna pincelada, con el objeto de que la representación fuera lo más cercana a la realidad.

En su lugar los jóvenes impresionistas proponen un cambio radical en la forma de ver y hacer la pintura imprimiéndole a sus obras el sello de la modernidad que se comenzaba a gestar en su época. La ejecución del cuadro, hecho con pinceladas rápidas, no busca un acabado perfecto sino solo mostrar el aspecto general, correspondiéndose con la velocidad de la vida moderna. En lugar de temas antiguos son los primeros en considerar la vida cotidiana y la gente común como dignos de ser objetos del arte. Salen de sus talleres y pintan en la calle, en las plazas, a la orilla del río Sena, captando los diversos matices de la luz sobre la ciudad de Paris.

Camacho hace suyos los postulados impresionistas y se convierte en un impresionista latinoamericano del siglo XX. Usa grandes pinceladas cargadas con el color propio del Caribe donde se desarrolla su obra. Pinta lo cotidiano; el trafico de la ciudad y la gente en las calles; y así como los impresionistas franceses pintan a Paris, Camacho tiene a Caracas como tema fundamental en su obra. Sale a la calle, no con el caballete, sino con la cámara y fotografía la ciudad y su gente que luego pintará en su taller, no con ánimo de imitar la realidad con precisión, sino imprimiéndole la belleza artística de los contornos indefinidos.

El video muestra sólo algunas entre cientos de obras de Camacho con Caracas como protagonista además de algunas fotografías tomadas por el artista que sirvieron como modelo para sus cuadros. 

Isabel Camacho.

Tarea: Biografía de un pintor venezolano

Copia de un cuadro de Camacho
Copia de un cuadro de Camacho hecho por Andrés de 11 años.

 

Cuando era pequeña, recuerdo que muchas veces intenté imitar los cuadros de mi papá dibujándolos con mis creyones. Para mis manos infantiles era bastante difícil imitarlos y que quedaran parecidos al original que estuviera colgado en el taller de mi papá. Algunos quedaban mejor que otros, sin embargo con el tiempo logré mejorar mis dibujos con la ayuda de unos cuantos consejos que mi papá me daba.

Hace poco recibí con alegría un email de una madre que me comenta que su hijo Andrés, de 11 años, escogió a Gregorio Camacho para su tarea colegial de Artes Plásticas. La actividad consistía en hacer una exposición sobre la vida de un pintor venezolano y dibujar una de sus obras; para lo cual escogieron  a Gregorio Camacho. A mi parecer le quedó bastante parecido su dibujo con el cuadro original que muestro más abajo.

Un blog no es sólo un sitio para mostrarse sino también para enseñar a otros y esa ha sido siempre la misión de Óleos y Música. Saber que la obra de mi padre publicada en este blog contribuyen en algo a la educación de los niños venezolanos me hace sentir que todos estos años de trabajo y que todas la horas invertidas en su realización han valido la pena.

 

IV - 786

 

Rincón íntimo

60 x 80 cm

óleo sobre tela

1973.

Casualidad

Tanto en Publicidad y Mercadeo como en Arte, la diferenciación de la marca es importante y, al igual que con cualquier otro producto, quienes producen obras de arte deben buscar una forma de expresión original que los distinga de otros. Es por eso que en el caso de la pintura, y en todo producto artístico, la firma es muy importante y no debe prestarse a confusión.

Mi papá, en los inicios de su carrera, firmaba los cuadros simplemente como “G Camacho” hasta que alrededor de los años 70, del siglo pasado, expuso en Caracas un pintor cubano llamado Jorge Camacho que vivía desde los 50 en París y cuya firma “J Camacho” era confundida por el público con la de mi papá. El estilo de la pintura de los dos Camacho es bastante diferente, el uno es surrealista y el otro impresionista, pero desde ese momento, y para evitar malos entendidos, él empezó a firmar “Gregorio Camacho”.

Muchos años después, ya fallecido mi papá, comencé un blog para dar a conocer su obra, pero como ya conocía la historia del otro pintor Camacho, lo llamé “Gregorio Camacho – pintor venezolano” y a pesar de que nunca ha habido otra confusión hoy me encontré con una noticia y otra casualidad: buscando en Google las palabras “pintor Camacho” encontré la noticia de que Jorge Camacho falleció en Paris en marzo de este año. El artículo dice que estuvo pintando hasta el último momento, para mi sorpresa esto lo relata su esposa Margarita a los periodistas y como mi mamá también se llama Margarita decidí que esto era digno de un artículo en mi blog. Dos pintores Camacho cuyas esposas se llaman Margarita, una gran casualidad.

5 de julio de 1811

En 1838 Juan Lovera finaliza su obra “5 de julio de 1811”. Este óleo tiene la siguiente leyenda: “Los representantes de las Provincias confederadas de Venezuela reunidos en Congreso Restauran y Vindican los Primitivos e Imprescriptibles Derechos de la Patria Sancionando Su Soberanía Su Libertad Política, y su Independencia de la España y de cualquier otra Nación el 5 de julio de 1811. En la Capilla de la Universidad y Seminario de Caracas”.

Esta obra se encuentra en el Museo del Consejo Municipal de Caracas y refleja este acontecimiento histórico tal y como sucedió siendo un invaluable testimonio de nuestra historia.

Fuente | Escuela de Artes Plásticas Juan Lovera

El triste Día de los Museos en Venezuela

Los museos son instituciones encargadas de conservar y exponer obras de arte además de promover la cultura muchas veces de forma gratuita o a precios módicos. El 18 de Mayo se celebra el Día Internacional de los Museos y en todo el mundo se celebra mayormente con entradas gratuitas u horarios extendidos hasta la noche de manera que todos puedan disfrutar de las obras de arte expuestas.

En Venezuela en vez de promover la cultura pareciera que se quiere hacer todo lo contrario. Cito una noticia de La Vanguardia.es titulada “Los museos de Venezuela, a punto de perder sus colecciones”

…los museos no serán responsables de sus colecciones, sino que todas pararían a un solo depósito. Las razones: mejor administración y salvaguarda de las colecciones.

Por esta razón encontramos la noticia “Mas de 280 personas firman carta en apoyo a museos” (carta que me hubiera encantado firmar) y que esperamos no sea en vano y logre el objetivo fundamental de evitar un desastre en la ya difícil situación del arte en Venezuela.

Camacho en Enciclopedia de Pintores Venezolanos

En 1974, mientras Gregorio Camacho pertenecía al grupo de pintores que exponían con exclusividad en la Galería Aurora propiedad de marchand de arte Gonzalo Gil, surgió la idea de hacer una Enciclopedia de Pintores Venezolanos que agrupara a los grandes maestros de la pintura venezolana. En dicha enciclopedia se pueden encontrar artistas consagrados como Armando Reveron, Cristobal Rojas o Arturo Michelena, junto con los artistas emergentes de esa época como era el caso de Camacho. Esta publicación, impresa en España por la Editorial Edime, contó con un perfil del artista hecho por el periodista Rafael Paez y que puede descargar aquí.

Reinauguración del Abra Solar – Caracas

El Abra Solar, ubicado en Plaza Venezuela en Caracas, es una obra del artista venezolano Alejandro Otero que ha sido rescatada del pésimo estado en que se encontraba debido a actos vandálicos que la despojaron de sus partes. Para su reinauguración fué necesario meses de trabajo para la recontrucción de sus piezas y ensamblaje de manera que quedara igual a la original que fué creada en 1982 y participa, junto con “Aguja Solar”, en la XL Bienal de Venecia; al año siguiente son trasladadas a Venezuela instalandose en la zona de Plaza Venezuela el Abra Solar y en frente a la sede de Interalúmina en Ciudad Guayana la Aguja Solar.

El Abra Solar es una de esas esculturas imponente que podría adornar alguna de las más grandes capitales del mundo y que tenemos la dicha de disfrutar en Caracas en una de las principales arterias viales. De estilo cinético, el movimiento en la escultura es producido por el viento que hace girar sus aspas a la vez que busca integrarse con su entorno y reflejar los rallos del sol.

Reinaugurado en Plaza Venezuela el “Abra Solar” – El Universal.com 10/11/2007

“Las Mariposas de Alejandro Otero volvieron a girar en la capital” – El Universal.com 10/11/2007

Alejandro Otero Biografía – Sitio Web Centenario Villanueva

Museo Alejandro Otero – CaracasVirtual.com

La expresión de una ciudad – Blog Caracas Refurbished

Museo Criollo Raúl Santana – Caracas

Museo Santana

En una de las salas de la planta baja del Concejo Municipal de Caracas, en la Plaza Bolívar, en el casco histórico de la ciudad se encuentra el Museo Criollo Raúl Santana. El Maestro Santana hizo representaciones de todos aquellos personajes, manifestaciones artísticas o populares de la Caracas de principios del siglo XX. Aquí podemos encontrar una imprenta, un baile de joropo, las comida típica navideña o los postres y dulces criollos todos ellos en figuras hechas a mano por el mismo Santana.

Luego de muchos intentos fallidos por parte del maestro Santana por encontrar un lugar para exhibir su colección, ésta por fin consigue un espacio para permanecer fija ser mostrada al público. En 1981  Gregorio Camacho, quien para ese entonces se desempeñaba como Director de Museos del Consejo Municipal de Caracas, cede una de las salas de la planta baja del Consejo Municipal para exhibir esta colección dada su importancia para la preservación del recuerdo de las tradiciones de principios del siglo XX y por su valor como trabajo artesanal.

SANTANA MOLLER, Raúl

Museo Santana

Nace en Caracas el 13 de Febrero de 1893. Pintor, escultor y tallista costumbrista, creador de las figuras que integran el Museo Criollo Raúl Santana. Hijo de Juan Santana De León y de Sofía Moller. Inicia sus estudios de escultura en 1911, en el Instituto Nacional de Bellas Artes de Caracas. En 1915 viaja a España a estudiar pintura, cursando estudios en Barcelona con Francisco Labarta y Joaquin Mir. Asu regreso a Venezuela (1917) cultiva la pintura, el dibujo y la escultura. Desarrolla también su actividad artística a través de la caricatura donde firma con el seudónimo de “Santico”. El 28 de octubre de 1919 se inaugura el Primer Salón de Humoristas de Venezuela, exposición que organiza junto con Edgar Anzola. En él participa con caricaturas y con sus primeros muñecos o esculturas humorísticas. Viaja a los Estados Unidos para estudiar fotograbado y regresa a Caracas a fines de 1920 e instala un taller gráfico. En 1931 se organiza un Segundo Salón de Humoristas al que envía, fuera de concurso, un buen número de caricaturas, muñecos y animales célebres de Venezuela. La muestra era parte de un trabajo realizado durante más de 30 años en donde el artista creó un mundo mágicoen el que están representados aspectos de la historia y del folklore musical venezolano, junto con personajes en figuras y piezas, todas a escala (1 m = 16 cms) utilizando para ello materiales diversos, especialmente la madera de cedro. Creó más de 2000 figuras y, entre los motivos de su creación, figuran granjerías criollas, utencilios del hogar, escenas de una barbería y de una bodega caraqueña de pricipios de siglo; inició su colección con la figura de “Juan Bimba”. En 1958, Santana ofreció su gran colección al Consejo Municipal con el fin de exponerla en un lugar apropiado para que fuese conocida por el pueblo, pero no logró su objetivo. Más tarde el 23 de Julio de 1963, el Consejo Municipal de Caracas le concedió un Diploma al Mérito y fué a mediados de 1966 cuando recibió una comunicación del Ministerio de Obras Públicas notificandole que la proyectada casa para su Museo al fin parecía ser un hecho, aunque esta promesa no se cumplió; sus figuras se encuentran expuestas en una de las salas del Consejo Municipal de Caracas. Muere en Caracas el 29 de Agosto de 1966.

Fuente | Diccionario de Historia de Venezuela. p. 546, Tomo P – Z. Fundación Polar. Caracas, 1988.

Arturo Michelena

Arturo Michelena nació en Valencia, Venezuela, el 16 de junio de 1863 y falleció el 29 de julio de 1898. Es el autor del célebre cuadro Miranda en la Carraca. La presentación del cuadro se hizo el 18 de julio de 1896 en el Teatro Municipal de Caracas en un acto donde el presidente de aquel entonces, Joaquín Crespo, entregó una medalla a Michelena por haber sido ganador de varios premios en Francia poniendo el nombre de Venezuela en alto. En esa época el cuadro fue adquirido por la Nación por la cantidad de 40.000 Bolívares, cantidad muy diferente a los 266.500 dólares pagó un coleccionista en 2004 por el lienzo El niño enfermo en una subasta realizada por Sotheby’s.

Francisco-de-Miranda-e1388879094563-540x371

“Michelena pintó el cuadro a los 23 años, y se presentó en el Salón de Artistas Franceses para competir con 3.000 obras procedentes de todo el planeta, cuando ni siquiera hablaba bien el francés”, dice Francisco Da Antonio, director de la Galería de Arte Nacional. “Era un perfecto desconocido que procedía de un país que no constituía ninguna referencia en la materia. Imaginen lo que significó ganar este premio, que además fue entregado por el más brillante pintor del momento, Adolphe William Bouguereau. Como sus escasos recursos pecuniarios no le permiten darse el lujo de pagar una modelo perfecta, ha de contentarse con una a quien le falta un ojo para posar la figura de la madre de El niño enfermo, lo que le obliga a colocarla de perfil. El artista, para consolarse, decía que posaba a la perfección”.

Fuentes | DUPLÁ, Francisco Javier. “ARTURO MICHELENA”, pp. 80 – 81. Biblioteca Biográfica Venezolana, Volumen 57, Editora El Nacional. Caracas, 2007.

Imágenes | Miranda en La Carraca, 1896. Óleo sobre tela de Arturo Michelena. | El niño enfermo, 1886. Óleo sobre tela de Arturo Michelena.

Foto – arte digital | Retrato de Arturo Michelena. Intervenido por Isabel Camacho, 2019.

Imagen| Miranda en La Carraca, óleo sobre tela de Arturo Michelena, 1896.

Armando Reverón

Armando Reverón es considerado uno de los máximos representantes de la pintura venezolana del siglo XX. Nace el 10 de mayo 1889 y en su honor el día del artista plástico venezolano se celebra ese día. Reverón es el perfecto ejemplo de la simbiosis entre genio artístico y locura. Esta unión de factores en Reverón produjo como efecto una obsesión por la búsqueda de la perfección que se vio manifestada en la innumerable cantidad de cuadros realizados además de los objetos creados para que sirvieran de modelo para tal fin. Influenciado por el impresionismo francés, la obra de Reverón capta esa luz enceguecedora del Caribe en los paisajes marinos que pinta en lienzos y bastidores que él mismo confecciona.

El mundo lúdico y artístico de Reveron fue expuesto en la Galería de Arte Nacional en 2007 agrupando una serie de objetos y cuadros creados por el artista además de fotografías tomadas en el desaparecido Castillete en La Guaira. Estos objetos estivieron incluidos una la exposición que se hizo en el Museo de Arte Moderno de Neva York y que ha sido una de las exposiciones más importantes que se han hecho sobre un artista venezolano en el exterior.

Reveron-por-Victoriano-de-los-Rios_prensa

“Y Reverón juega para ser puro. Sí, como los niños que nunca son adultos o como los adultos que siempre llevan consigo el mensaje puro y nostálgico de la primera edad, el pintor era un personaje para el cual el juego tenía singularísima importancia. En el caso de Reverón se aprecia la circunstancia de que en esta época y en todas las que vendrán en el futuro, surgirán juegos o entretenimientos que a la larga le permitirán la captación de nuevas vivencias estéticas. La construcción de objetos para su original mundo, es quizá el juego que más tiempo le consume. Pero es tiempo ganado.

El tiempo que aparentemente perderá en la construcción de un piano de cartón o unas muñecas de trapo, es tiempo que más adelante ganará a través de la transmutación de valores que se observa en su comportamiento. En su constante deseo de jugar y construir  un mundo de objetos personales, fué confeccionando con sus propias manos diferentes utensilios. Al construir todos estos objetos Reverón  mantiene un carácter. Aunque son objetos que, como tales, la mayor parte de las veces no tienen utilidad práctica, sucede sin embargo que en el campo mágico del mundo de Reverón significan importantes hallazgos”.

Armando Reverón nació en Caracas el 10 de mayo de 1889. Hizo primeras letras en Valencia y en 1908 entró a la Academia de Bellas Artes de Caracas, de la cual egresó en 1911 para dirigirse a España. Aquí estudió en la Escuela de Bellas Artes de Barcelona y en la Academia San Fernando, Madrid. En 1914 pasó seis meses en el norte de Francia y en París, donde tomó contacto con la pintura impresionista. Regresó a Caracas en 1915, para intervenir informalmente en las actividades del Círculo de Bellas Artes, del cual se le considera un representante. En 1919 conoció a Nicolás Ferdinandov, pintor ruso de paso por Venezuela, quien tuvo notable influencia sobre él. Aconsejado por Ferdinandov, Reverón se estableció en Macuto, donde en 1923 comenzó a construir El Castillete, su morada y taller para el resto de su vida. Falleció en mayo de 1954. De su obra se realizaron exposiciones individuales en la Academia de Bellas Artes en 1911 y 1920 y en la UCV, 1921 (con Brandt, Monsanto y el propio Ferdinandov, organizador del evento); Taller Libre de Arte, 1949; Centro Venezolano Americano, 1951; MBA (retrospectiva), 1955. Póstumamente se le han consagrado retrospectivas en el MACC, 1979 y 1989; GAN, 1989 y Museo Reina Sofía, Madrid, 1991. Obtuvo Premio Distinción Sobresaliente en el Concurso de Fin de Año de la Academia de Bellas Artes, 1911; Premio John Boulton en el Salón Oficial de Arte Venezolano, 1948. En 1953 recibió el Premio Oficial de Pintura del mismo Salón.

SANTANA, Emilio. “ARMANDO REVERÓN”. pp 98 – 99. Instituto Nacional de Cultura y Bellas Artes. Caracas, Venezuela. 1967

Foto – arte digital | Armando Reverón con pumpá. Fotografía original de Victoriano de Los Ríos, 1954. Intervenida por Isabel Camacho, 2019.