Paganini y Vengerov

Compositor italiano y virtuoso del violín. Nació en Génova, Italia, el 27 de octubre de 1782. Comenzó estudiando mandolina con su padre, luego estudió violín y llegó a perfeccionar tanto su técnica que compuso sus propios conciertos, que para la época eran extremadamente difíciles de interpretar. 

En 1813 comienza a hacer giras por Europa, donde su forma de tocar el violín atrajo la atención de quienes le escucharon en Italia, Viena, París y Londres.

En París conoció al pianista y compositor húngaro Franz Liszt, que, fascinado por su técnica, desarrolló una técnica pianística inspirada en lo que Paganini había hecho con el violín.

Sus conciertos para violín solista y orquesta dan predominancia al virtuosismo del solista, mientras que la orquesta sirve de base armónica sin llegar a opacarlo en ningún momento.

En sus conciertos, que más bien podríamos llamar espectáculos, interpretaba obras de gran dificultad únicamente con una de las cuatro cuerdas de violín retirando primero las otras tres y llegando a asombrar tanto a los espectadores de su época, que llegaron a pensar que existía algún influjo diabólico sobre él.  Fallece en Niza el 27 de mayo de 1840.

En el video podemos escuchar el Capricho Nº 24 compuesto por Nicolo Paganini con una interpretación del violinista Maxim Vengerov. Los 24 caprichos de Paganini son piezas escritas para violín sólo con la intención de practicar algún aspecto virtuosístico de la técnica del violín como las dobles cuerdas, los trinos, los armónicos o diversos golpes de arco. En esta grabación Vegerov interpreta esta obra de Paganini en vivo y de forma magistral frente a una emocionada audiencia.

Así como Paganini deslumbró al público de su época, Maxim Vengerov a conseguido ovaciones de pie en todos sus conciertos es considerado uno de los mejores violinistas de la actualidad pudiendo decirse que es el Paganini de nuestra época. En 2016 el comentarista musical Ricardo Rozental escribió una breve biografía de este virtuoso del violín que viene bien como complemento a este artículo.

El violinista Maxim Vengerov nació en Siberia en 1974. Su padre era oboísta en la orquesta de Novosibirsk y su madre dirigía un coro conformado hasta por quinientos huérfanos. Maxim tomó el violín antes de cumplir 5 años y ella se entregó a las demandas de su talentoso hijo. A los 10, Vengerov ya tocaba al lado de orquestas importantes, a los 12 interpretaba el concierto para violín de Tchaikovsky y pronto comenzó a ganar concursos internacionales. Su viaje a Moscú le cambió su perspectiva provinciana; luego fue a Polonia y desde entonces buscó fronteras más distantes. Siguió estudiando, viajó a Londres al Royal College of Music, trabó amistad con Rostropovich quien, además de chelista, se desempeñaba como director de orquesta. Se encariñó con Barenboim y entre ellos surgió una sólida y duradera amistad. Emigró a Israel y prestó su servicio militar. Volvió a las obras fundamentales en el repertorio del violín como el mencionado concierto de Tchaikovsky y a los 24 años parecía ser el violinista más solicitado del mundo. […] Alguna comentarista inglesa opina que Vengerov es el violinista más grandioso de nuestro tiempo, augura siglos de admiración y disfrute y expresa su confianza en que será otra leyenda entre los violinistas al lado de Paganini, Joachim y Kreisler. La musicalidad de Vengerov lo ha llevado a actuar como solista al lado del más ocupado director ruso de la actualidad, Valery Gergiev, quien también lo ha llamado para que dirija su orquesta petersburguesa. Según Vengerov, su sonido actual es mucho más rico, más redondo y lleno como resultado de haberse ejercitado con la viola. Su instrumento es el Stradivarius que perteneció a Kreutzer, el mismo que, sin ejecutarla nunca, dio su nombre a la célebre sonata para violín y piano de Beethoven.

Fuente | Enciclopedia Salvat Los Grandes Temas de la Música.

Foto-arte digital | Paganini. Dibujo realizado por J. A. D. Ingres, 1819. Intervenido por Isabel Camacho, 2019.

Actualizado en noviembre de 2018.