La edad ideal para comenzar a estudiar música

Cuando se es un padre preocupado por la educación de sus hijos siempre se suele elegir entre una gama de actividades extracurriculares como la música o los deportes para ofrecer al niño un complemento a su educación. Los padres que optan por incluir la música en las actividades de sus hijos siempre tienen la duda sobre cual es la edad óptima para comenzar a estudiar música. También surge esta misma interrogante entre los adultos o adolescentes sobre si se es muy mayor para comenzar a practicar un instrumento o cantar en un coro como pasatiempo.

Por mi experiencia puedo decir que la edad no es una limitante para comenzar en la música. Cuando el objetivo es incluir la música en tu vida como forma de entretenimiento y la idea es cantar en un coro o practicar un instrumento para divertirse con los amigos y pasar un rato agradable, la edad no es una limitante. Si quieres formar parte del mundo de la música, no importa la edad que tengas: busca un profesor y comienza a practicar desde ya. Pero si deseas dedicarte a la música, ser músico profesional y vivir de la música te recomiendo que lo pienses mejor. Una de las razones es que el mundo de la música suele ser muy exigente y competido, además de que cantar o practicar un instrumento es una actividad física que requiere de una condición optima de los músculos y ahí la edad puede ser una limitante en algunos casos.

Con esto no quiero desanimar a nadie que quiera comenzar a estudiar música ni quiero decir que quien comience a una cierta edad no va a avanzar mucho, por el contrario, la excelencia se logra dependiendo del compromiso de la persona. Mientras más se practique más rápido se avanzará. Según el nivel que quieras alcanzar será la cantidad de horas que deberás practicar así que aquí las claves son la constancia y la  disciplina.

Hecha esta aclaratoria comparto mi propia clasificación que corresponde a 5 etapas de la vida para comenzar a estudiar música y las mejores actividades para cada una de esas etapas.

Niños entre 3 y 4 años – Iniciación musical

Si tienes un hijo de 3 años en adelante y piensas que es muy pequeño para comenzar a estudiar música es posible que en tu ciudad haya algún sitio donde den clases de iniciación musical para niños de esta edad. Por lo general quienes dan estas clases usan el Método Dalcroze que consiste en canciones y movimientos corporales para enseñar a los niños los elementos básicos de la música como lo son la melodía y el ritmo concentrándose primordialmente en la enseñanza del ritmo con el uso de instrumentos de percusión como el toc-toc, los cascabeles, maracas o pequeños platillos.

Niños entre 5 y 6 años – Instrumentos de iniciación

Los niños entre 5 y 6 años están en capacidad de dominar dos aspectos de la música a la vez: el ritmo y la melodía, es por eso que en esta etapa se suelen dar clases de iniciación musical usando instrumentos como la marimba y la flauta dulce. En esta etapa también suele enseñarse lo básico de la notación musical por medio de juegos y actividades en el aula. Si hubiera una edad ideal para comenzar sería en esta etapa en caso de que se desee que el niño tenga una carrera como músico profesional o que tome la música como un hobby serio durante sus años de formación.

Niños entre 7 y 10 años – Solfeo e instrumento

Así como hay una edad ideal para aprender a leer y escribir, en música también hay una edad ideal para aprender a leer y solfear y es el período comprendido entre los 7 y 10 años de edad. En esa etapa de la educación musical de los niños se suele enseñar todo lo relacionado a la notación y la teoría de la música con clases de solfeo lo cual es muy importante para el mejor desempeño del alumno en su instrumento. También puede ser provechoso para los niños si forman parte de un coro. Esta es la etapa donde mayormente los alumnos comienzan el estudio de instrumentos como el piano, violín, flauta o violonchelo.

Jóvenes entre 11 y 18 años – Coro, bandas pop o clases particulares

Cuando los jóvenes de esta edad manifiestan el deseo de tocar un instrumento musical por lo general lo hacen motivados por un deseo genuino de aprender música ya que cuentan con un conocimiento de las posibilidades del instrumento. Por lo general son muy dedicados a la práctica del mismo. Al encontrarse en edad escolar y tener que dedicar mucho tiempo a los deberes es frecuente que las clases no sean en un conservatorio (más exigente) sino  en academias privadas o clases particulares. Muchos jóvenes comienzan participando en el coro del colegio y desean ampliar sus conocimientos de música a raíz de esta experiencia. También es muy frecuente ver jóvenes que se inscriben en clases de instrumentos tales como la guitarra o la batería para formar un grupo o banda con sus amigos y tocar sus propias versiones de las canciones que más les gustan o las canciones que ellos mismos componen.

Mayores de 18 años

Quienes desean comenzar en la música en la edad adulta lo hace motivados por el deseo de tener un pasatiempo relajante que los distraiga de la rutina. Los adultos que quieren aprenden música lo hacen más rápido que los niños y tienen más capacidad de concentración. Es frecuente ver personas que participan en el coro de la universidad o del trabajo. Los que se interesan por un instrumento suelen recibir clases particulares en alguna academia.

Dime en los comentarios si te gustó el artículo y comenta que otras opciones de educación musical son las mejores para cada edad.

Isabel Camacho

Anuncios

Importancia de las clases teóricas en el aprendizaje del violín

Existe un tema importante que todo padre debería conocer antes de poner a su hijo a estudiar violín: lo referente a las clases teóricas. Expondré lo que, desde mi punto de vista, es la forma más idónea de comenzar los estudios musicales y consiste en aprender a leer música antes de comenzar con el violín.

Ejecutar un instrumento musical de forma correcta, en este caso el violín, tiene la dificultad de aprender bien la técnica del instrumento: la forma correcta de tomar el violín y el arco, colocar los dedos de la mano izquierda en el lugar correcto y que suene afinado y pasar el arco por la cuerda adecuada son algunas de las dificultades básicas que enfrentan los principiantes.

Semana a semana el profesor va cambiando la lección con lo que se va aumentado la dificultad de las piezas y el alumno debe enfrentarse a nuevas dificultades. Tratar de aprender a sacar sonido del violín a la vez que se intenta aprender una nueva lección musical (por sencilla que sea) es una tarea difícil.  Es por eso que es necesario tener una ayuda externa que en este caso son las partituras.

Saber leer música permite al alumno concentrarse en el aspecto técnico del violín y eventualmente progresar más rápido. Dicho con otras palabras, aprender a leer música antes que tocar violín sería lo equivalente a aprender un idioma nuevo antes de hacer un viaje al extranjero: hará mucho más fácil y agradable la experiencia. Es por eso que, personalmente, recomiendo que los niños reciban primero algunas clases de teoría musical y solfeo antes de comenzar el estudio del violín.

Algunos padres sólo quieren que su hijo practique el violín, sin ánimo de que llegue a ser un concertista profesional, y por eso no recurren a las clases de los conservatorios (más formales) sino que optan por clases particulares con un profesor de violín. En este caso el profesor de violín puede enseñar en la misma clase de violín la teoría musical y la ejecución del instrumento (que es lo que ocurre en la mayoría de las clases particulares). Por lo general las clases de violín son de una hora y una vez por semana; y en estos casos el profesor debe tomar tiempo de la hora de violín para la teoría por lo que se avanza más lentamente.

Sólo unas semanas dedicadas al aprendizaje de la teoría de la música pueden acelerar el aprendizaje del violín. Otra opción, que funciona bastante bien, es tomar una clase de una hora y media donde 30 minutos se le dediquen a la teoría de la música y la hora restante al violín.

En este artículo quise compartir parte de mi experiencia como profesora de violín pero me gustaría saber que piensas al respecto en los comentarios.

Isabel Camacho

Cómo limpiar el violín

Es frecuente ver estudiantes o aficionados del violín que llegan a la clase con sus intrumentos sucios ignorando que la limpieza del violín es un aspecto muy importante que no debe ser descuidado. Es por eso que he decidido escribir este artículo donde muestro mi rutina para prevenir que se forme esa horrible capa blanca que suele aparecer debajo del puente.

Un violín poco prolijo puede verse afectado no sólo en la parte estética. Algunos problema que pueden derivarse por la falta de limpieza del violín son:

  • Un violín sucio produce menos sonido: un violín limpio sonará más y el ejecutante tendrá que esforzarse menos para obtener ese sonido potente que todos queremos tener.
  • Con el tiempo puede ser muy difícil de quitar: una gruesa capa de pezrubia o resina puede ser imposible de quitar en casa (aún usando los productos que venden para tal fin) sin ocasionarle daños al barniz del instrumento por lo que se requiere la asistencia de un luthier.

Para evitar estos problema la clave está en la limpieza diaria. Cómo en todo, es mejor prevenir que lamentar, así que aquí están mis rutinas de limpieza.

TODOS LOS DÍAS

Lavarse las manos antes de tocar: un luthier me dijo que este consejo era esencial. Muchos problemas con el barniz pueden evitarse si te lavas las manos antes de tocar.

Limpiar con un paño: cada vez que tocamos la resina o perrubia cae sobre el violín y el arco convertida en polvo por lo que es necesario limpiarla cada vez que se termine de tocar. Mi recomendación es usar los paños de microfibras Scotch Brite. Son ideales ya que no botan ningún tipo de pelusa que se le pueda quedar pegada al barniz del violín y cuando están muy sucios se pueden lavar y quedan como nuevos otra vez. Tengo años usándolos y funciona muy bien. Se pasa el paño por el violín quitando el exceso de resina o perrubia de la caja y por la baqueta del arco de manera que no se acumule y se haga una capa que luego será más difícil de quitar.

UNA VEZ AL AÑO

Usar un limpiador: a pesar de que limpiemos el violín a diario la resina o perrubia se acumula en la tapa del violín y cada cierto tiempo hay que limpiarla con un limpiador especial para violines. Yo lo hago una vez al año pero puede ser más frecuentemente.

El limpiador adecuado depende del barniz del violín. Esto es de suma importancia ya que no todos los tipos de barniz son iguales y por lo tanto no funcionan todos los tipos de limpiadores. Si no estás seguro de qué tipo de limpiador usar pregunta a tu luthier. De todas maneras al usar un limpiador por primera vez haz una prueba debajo de la barbada o mentonera, en un lugar que sea poco visible ya que si el limpiador no es el correcto y daña el barniz al menos estará en una zona que no se nota mucho.

Limpiar el diapasón: Puedes hacer una limpieza especial del diapasón frotándolo con un paño ligeramente humedecido en alcohol. Para evitar que el alcohol dañe el barniz coloca sobre el violín otro paño seco que lo cubra de cualquier salpicadura. Otra parte del violín a limpiar con un paño con alcohol es la barbada o mentonera ya que siempre está en contacto con nuestra piel.

Limpiar el violín por dentro: Con el transcurso de los años, el polvo y la suciedad se cuelan inevitablemente dentro del violín. Para sacarlos, introduce medio puñado de arroz seco y crudo y agítalo cuidadosamente hacia delante y hacia atrás. Pon el violín hacia abajo y muévelo para que salga el arroz el cual sacará también el polvo que pueda haber dentro del violín. Yo utilizo un pliego de papel periódico para recoger el arroz más fácilmente. Al voltear el violín echar el arroz sobre el pliego de papel y de esta manera será más fácil recoger el arroz para botarlo en lugar de que esté regado por todos lados.

Cuéntame si te sirvieron mis consejos en los comentarios y si tienes otro tipo de rutina para limpiar tu violín.

Recomiendo visitar también la web de Jesus Fernandez de la web Deviolines.com que tiene un excelente artículo sobre este tema.

Ventajas de aprender violín siendo adulto

Hace algún tiempo publiqué un artículo titulado Estudiar violín de adulto, ¿puedo llegar a ser violinista profesional?. El artículo fue originalmente escrito por el Profesor Juan Krakenberger y muestra las dificultades que tienen los adultos que intentan aprender violín. Desde mi perspectiva (y como violinista que soy) el artículo no solo está muy bien escrito sino que refleja muy bien todos los aspectos que diferencian el aprendizaje de niños y adultos. A pesar de eso por la gran cantidad de comentarios recibidos el artículo parece desmotivador, tal vez por su forma de plantear las cosas, un poco al estilo de la vieja escuela, y no es del agrado de todos.

Motivada por la gran cantidad de comentarios he decidido escribir otro artículo sobre el mismo tema con un planteamiento diferente enfocándose en ver el aspecto positivo de comenzar el estudio de un instrumento siendo adulto.

Yo estudio música desde los 5 años, aprendí a tocar violín a los 7 y ahora me desempeño como violinista profesional y profesora de violín y no puedo hablar de la experiencia de aprender siendo adulto.

Dar clases de violín a adultos es muy diferente a dar clase a los niños: hay que lidiar con otros problemas como el poco tiempo para estudiar, tienden a estar más tensos, quieren resultados más rápido y cuando empiezan a comprender todo lo que les falta para llegar a tocar como su solista favorito se desilusionan.

Sin embargo tiene sus ventajas y esto es lo que quiero destacar a continuación.

6 razones por las cuales los adultos aprenden violín más rápido que los niños

  1. Los adultos aprenden a leer música más rápido y tienen más capacidad de concentración. Tienen iniciativas propias: una vez que aprenden a leer son capaces de avanzar solos y son más independientes. Son más conscientes de la importancia de la técnica y practican más escalas y ejercicios básicos.
  2. Físicamente son más fuertes y pueden practicar mucho más tiempo en el inicio de su aprendizaje que los niños.
  3. Son capaces de entender la importancia de la práctica diaria para dominar el instrumento.
  4. Están motivados, quieren aprender violín porque realmente lo desean y lo toman como algo serio aunque sea un hobbie.
  5. Por lo general los adultos ya han escuchado mucha música clásica antes de empezar con el violín así que tienen una idea de como debería sonar.
  6. Los adultos son capaces de estar pendientes de varias cosas a la vez, como la posición de la mano derecha a la vez de la entonación y el ritmo.

También puede interesarte el artículo “Adquiriendo el hábito de practicar un instrumento musical”.

Adquiriendo el hábito de practicar un instrumento musical

A pesar de la creencia popular que supone que quienes tocan un instrumento lo hacen de manera espontánea y natural, la verdad es que para llegar a dominar bien la técnica es necesario practicar mucho. Algunos dicen que son necesarias 10.000 horas o alrededor de 10 años para poder llegar a ser un profesional.  El nivel que tengas dependerá del tiempo que le dediques a practicar tu instrumento o, visto de otra manera, según el nivel que quieras alcanzar será la cantidad de horas que deberás practicar.

Como violinista y profesora de este instrumento puedo decir que muchas veces los alumnos no avanzan más rápidamente porque no tienen buenos hábitos de estudio en casa y la clase semanal no es suficiente. Muchas veces lo corregido en la clase se olvida si no se repasa el mismo día o al día siguiente y los errores se siguen repitiendo semana a semana. Uno de los conceptos errados que tienen los padres es que los mismos niños aprenderán los hábitos de estudio solos. Claro que hay niños muy inteligentes e intuitivos que crean el hábito de la práctica por sí mismos pero hay otros que necesitan ayuda. Para aquellos padres que deseen ayudar a sus hijos también son las siguientes recomendaciones.

Los buenos hábitos de la practica de un instrumento comprenden el hábito de la práctica diaria y cómo se debe practicar. En este artículo me concentraré en cómo adquirir el hábito de practicar todos los días con algunas sugerencias que tal vez puedan ayudar.

Técnicas que pueden ayudarte a adquirir el hábito de la práctica diaria.

  • La clave para llegar a dominar un instrumento es practicar todos los días. Es preferible tocar 3 horas a la semana practicando 30 minutos cada día que tocar en un solo día las mismas 3 horas y no practicar el resto de los días. Lo importante no es el tiempo estudiado sino la repetición diaria de lo que se quiere aprender.
  • La clave para practicar todos los días es crear el hábito de hacerlo. Así como todos los días te levantas y te cepillas los dientes, tomas un café y lees las noticias, así mismo es aconsejable establecer un horario fijo para tocar violín todos los días. De esta manera incluirás la practica de tu instrumento en tu rutina diaria.
  • El Método Seinfeld puede ayudarte a crear el hábito de la practica diaria. Este método consiste en tener un calendario en un sitio visible de tu lugar de estudio y marcar con una X cada día que se practique con el objetivo de practicar todos los días.
  • La Técnica Pomodoro es otro método que puede ayudar a practicar. Si tienes poco tiempo puedes concentrar la práctica en sólo 30 minutos pero de manera muy productiva. Para esta técnica puedes usar un reloj normal, un reloj de cocina o la aplicación de temporizador de tu teléfono celular y durante ese tiempo concentrarse sólo en tocar evitando todo tipo de distracciones. La idea es aprovechar aunque sea poco tiempo pero rindiendo al máximo. Si vas a estudiar más de 30 minutos entonces divide el estudio en secciones de 25 minutos y toma un breve descanso de 5. Es preferible descansar los 5 minutos en lugar de agotarte pronto intentando tocar más tiempo seguido.
  • En el caso de los violinistas, si practicas de noche o los fines de semana usa una sordina de estudio (como ésta) para no molestar a los vecinos. Lo importante es que no dejes de practicar.

Un ejemplo práctico de todas las recomendaciones anteriores sería: Busca un calendario y ponlo en un sitio visible del lugar donde sueles practicar violín. Establece un momento del día en el que puedas dedicarle a la práctica. Busca un reloj de cocina o temporizador y practica el tiempo que necesites pero sin distraerte. Marca en tu calendario tu práctica del día. Repite al día siguiente.

Conociendo las técnicas que te pueden ayudar a practicar todos los días falta saber cómo abordar los problemas que surgen a la hora de tocar. De nada sirve practicar todos los días y no saber cómo hacerlo de la mejor manera.

Toda práctica musical eficaz comienza por conocer la obra oyéndola antes de tocarla, identificar y practicar por separado los pasajes difíciles, practicar primero muy lento, repetir las veces que sea necesario e identificar cuando cometes un error. Pero esto ya es material para otro artículo, mientras tanto visita 3 Reglas para una práctica musical eficaz del blog de David Tuba donde trata este tema.